7 MALAS COSTUMBRES QUE DEBES QUITARTE EN EL DESAYUNO


  Seguramente no te puedas sacar de la cabeza cuando tu madre te decía que el desayuno es la comida más importante del día. Y es que, efectivamente, un buen desayuno no solo es importante para los niños y jóvenes, también para los mayores ya que es la primera fuente de energía y de nutrientes que consumimos, sobre todo si tenemos en cuenta que durante alrededor de 8 horas no hemos comido nada.

  Estos son algunos de los errores que se cometen con frecuencia y evitan que tengamos un desayuno saludable todos los días:

  1. OMITIR EL DESAYUNO
  Es verdad que se ha vuelto habitual que se descuide la primera comida del día por la falta de tiempo, el estrés o incluso la errónea idea de que nos ayudará a bajar de peso, de hecho causa todo lo contrario.
  Pero la realidad es otra. El desayuno es una comida fundamental, que además de aportarnos la energía y los nutrientes que necesitamos para que nuestro organismo se mantenga en buen funcionamiento durante el día, también nos permite sentirnos satisfechos y evitamos comer alimentos que pueden afectar de forma negativa nuestro rendimiento, como alimentos grasos y con grandes cantidades de calorías.

  2. CONSUMIR DESAYUNOS DEMASIADO LIGEROS
  Es verdad, la primera comida debe ser ligera, pero no en exceso. Algunas personas solo desayunan con café o algunas frutas. Esto es un error, ya que es necesario que el desayuno contenga alimentos que te aseguren que tendrás los nutrientes necesarios para el día.

  3. INGERIR MUCHOS ALIMENTOS
  De forma contraria al punto anterior, llenar el plato de forma abrupta en el desayuno es una práctica que pueda causar problemas de digestión, o incluso hacer que con el tiempo tu estomago se ensanche, causando que la demanda de alimentos sea mayor y favoreciendo sucesivamente la obesidad.

  4. TOMAR EL DESAYUNO MUY TARDE
  Nuestro cuerpo necesita nutrirse adecuadamente para que funcione bien durante el día. Lo recomendable es hacerlo durante la primera hora después de levantarse. Entonces si desayunamos mal o tarde es común que te sientas con fatiga, casi desmayado, sin fuerzas y energía. Además, si no se satisface pronto esta necesidad, se aumenta la producción de ácido en el estómago y esto puede producir dolor y sensación de malestar; además se disminuyen los niveles de azúcar en la sangre.

  5. EXCESO DE DULCES Y GRASAS
  Todos sabemos que el consumo equilibrado de azúcares y grasas es importante por su aporte de energía y se deben incluir en una dieta balanceada. Pero el consumo excesivo de estos alimentos puede incrementar el riesgo de sufrir de obesidad y enfermedades como la diabetes y enfermedades cardiovasculares, etc.

  6. NO INCLUIR FRUTAS EN EL DESAYUNO
  La alimentación equilibrada y balanceada es fundamental para tener una vida activa. El consumo de frutas en el desayuno es indispensable por su aporte micronutrientes y otros componentes bioactivos (pectinas, fructosa, carotenos, polifenoles y un largo etc.) que parecen resultar notablemente beneficiosas en la prevención de algunas enfermedades prevalentes en países desarrollados.

  7. NO DEDICAR TIEMPO SUFICIENTE
  Como último punto pero no menos importante, es ideal que la primera comida sea en un lugar tranquilo en donde se pueda disfrutar de los alimentos. Es importante masticar correctamente para que el proceso de digestión y absorción de nutrientes sea más fácil.

  Lo ideal es que el desayuno contenga:
· Lácteos, como leche, yogurt, o queso, ya que aportan proteína de alta calidad, calcio, vitamina D y fósforo. Existen alternativas a los lácteos entre los que puedes escoger, como lácteos enteros, semi-desnatados o desnatados, o productos sin lactosa para aquellos que tengan intolerancia.

· Alimentos ricos en proteína, ya que no pueden faltar en una dieta balanceada, por su aporte de nutrientes que ayudan a la formación y mantenimiento de la masa muscular, como puedan ser además de los mencionados lácteos. los huevos, carne de pollo o pavo, etc.

· Fruta: Por su aporte de vitaminas, minerales y fibra, es fundamental incluir las frutas en la primera comida del día. Para aprovechar su fibra, se recomienda que se coma la fruta entera.

· Cereales (pan, galletas, tostadas, copos de avena): aportan carbohidratos complejos, que se absorben más lentamente que los azúcares simples, por lo cual ofrecen mayor sensación de saciedad. Son necesarios para obtener de ellos la energía necesaria para el buen funcionamiento de los órganos, principalmente el cerebro y para realizar las actividades diarias. Es preferible consumir cereales integrales por su aporte de fibra y vitaminas del complejo B.

·Frutos secos, como son las nueces, almendras y avellanas, que nos aportaran los ácidos grasos esenciales, que como su nombre indica, es imprescindible obtenerlos de la alimentación ya que nuestro cuerpo no puedo sintetizarlos a partir de otros compuestos.

  Consumir un desayuno saludable no sólo ofrece beneficios estéticos a largo plazo, sino que nos aportará un mejor rendimiento físico, laboral y académico y un óptimo estado nutricional.


AUTOR: Edith Gómez, editora en Gananci.com, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin
haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún,
aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

TWITTER: @edigomben

COMPARTE
ESTA ENTRADA
Compartir
Compartir


No hay comentarios:

Publicar un comentario