PROPIEDADES SALUDABLES DE LOS LACTEOS



BENEFICIOS DE LOS LACTEOS EN LA SALUD DEL NIÑO

  Los lácteos son una de las bases de la alimentación humana, y este hecho cobra mayor importancia en el caso de los niños, ya que en esta etapa de la vida tiene lugar el crecimiento y desarrollo del individuo, y los lácteos proporcionan nutrientes imprescindibles durante dicho periodo. Más allá de las cualidades nutricionales de estos alimentos están sus propiedades beneficiosas para la salud. El calcio es el componente responsable de la mayoría de estas propiedades, entre las que se encuentran...
  • CONSEGUIR LA MASA OSEA ADECUADA: Durante la infancia y la adolescencia tiene lugar un crecimiento y una maduración fundamental para el individuo, produciéndose un importante aumento de masa ósea en esta etapa de la vida. El aporte óptimo de calcio en las tres primeras décadas de vida es fundamental para adquirir una masa ósea adecuada (máxima de acuerdo con el potencial genético de cada individuo), lo que puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar osteoporosis en la edad adulta. Para alcanzar una masa ósea adecuada, se estima necesaria la ingesta de 1300 mg/día de calcio desde los 10 a los 19 años.

  • REGULACIÓN DEL PESO CORPORAL: Durante la edad preescolar, si se aumenta en los niños la ingesta de calcio, se ha observado que la proporción de grasa corporal puede disminuir. Por lo tanto, por su alto contenido en calcio, los lácteos pueden ayudar a mantener el peso corporal. La disminución de grasa corporal que produce el calcio en la infancia podría disminuir el riesgo de obesidad en la adolescencia y en la edad adulta. En un amplio estudio transversal realizado en Italia, se evaluó a niños entre 3-11 años y se vio que un mayor consumo de leche se asociaba a un menor iMC (Índice de Masa Corporal). En otro estudio, se encontró una relación inversa entre la masa grasa de un grupo de niños de 2 meses a 8 años y el consumo de calcio. Numerosos estudios confirman la relación positiva entre el consumo de lácteos y un menor iMC. La vitamina D también tiene propiedades beneficiosas en el control de peso. Es un componente bioactivo de la leche, y se ha observado que puede favorecer una modulación del almacenamiento de la grasa corporal independiente al calcio. Por todo esto, los lácteos son muy importantes en la edad infantil, ya que este periodo de la vida necesita un aporte elevado de nutrientes. Los beneficios demostrados que tienen los lácteos son fundamentales para el crecimiento y el desarrollo de los niños.

  • REGULACIÓN DEL PERFIL LIPÍDICO: Un consumo adecuado de lácteos puede mejorar el perfil lipídico en suero sanguíneo, quizá por la acción del calcio modulando la absorción de grasa, o por la influencia de la riboflavina en el metabolismo lipídico, o quizá por desplazar a otros alimentos de la dieta. Lo cierto es que diversos estudios han encontrado que la ingesta de lácteos en población infantil se asoció con cifras más bajas de colesterol y con un mejor perfil lipídico en suero sanguíneo con respecto a los resultados obtenidos en niños que tomaron menos lácteos.


BENEFICIOS DE LOS LACTEOS EN LA SALUD DEL ADULTO

  Al llegar a la edad adulta, se produce con frecuencia una disminución en el consumo de lácteos al considerar que la época de crecimiento ya ha finalizado. Sin embargo, los beneficios de los lácteos se extienden más allá de su papel en el crecimiento y desarrollo del individuo.

  El consumo de lácteos se relaciona con un claro beneficio para la salud del adulto. A continuación, se comentan las principales aportaciones de estos productos.
  • REDUCCIÓN DEL RIESGO DE HIPERTENSIÓN: Varios estudios científicos respaldan la relación inversa entre el consumo de lácteos y el riesgo de padecer hipertensión en el adulto. En 2005, investigadores de la Universidad de navarra, observaron en 5880 individuos de todas las edades una reducción del riesgo de nuevos casos de hipertensión de hasta el 54% en adultos con un alto consumo de lácteos desnatados.

  • DISMINUCIÓN DE LA TENSIÓN ARTERIAL EN HIPERTENSOS: El ensayo Well demostró que el consumo de una dieta rica en lácteos desnatados produjo un mayor descenso de la tensión arterial con respecto al seguimiento de una dieta baja en grasas. En otro estudio realizado en mujeres con sobrepeso se observó que con una dieta en la que el 20% de las calorías procedían de leche con un 2% de grasa se consiguió disminuir la presión arterial sistólica y diastólica en comparación con los resultados obtenidos por seguimiento de una dieta control sin lácteos. En embarazadas también se ha descrito un menor consumo de lácteos entre las que presentaban hipertensión durante la gestación. Otro estudio señala que componentes lácteos como el calcio, la vitamina D, las proteínas lácteas, el potasio y el magnesio, podrían tener efectos beneficiosos sobre la presión arterial.

  • MEJORA DEL PERFIL LIPÍDICO: Se ha observado la disminución de los niveles de colesterol total cuando la dieta se suplementa con yogur o leche semidesnatada. Se han conseguido disminuciones del 5% en los niveles de colesterol. En poblaciones que ya presentan hiperlipidemias, utilizando leche desnatada se observa un mayor efecto hipocolesterolémico, posiblemente como consecuencia de su bajo contenido en grasa saturada y colesterol.

  • CAMBIOS EN LA FRACCIÓN DE COLESTEROL HDL: Un estudio científico asocia el consumo de lácteos enteros con el aumento de la fracción de colesterol-HDL. Por otra parte, se ha evidenciado que al menos una ración diaria de lácteos podría reducir hasta un 40% la prevalencia de síndrome metabólico, en el que están presentes varias patologías como la hipertensión, la obesidad, la dislipemia y la intolerancia a la glucosa, que son factores de riesgo cardiovascular.

  • CONTROL DEL PESO CORPORAL: Los lácteos presentan un efecto saciante que puede ayudar a mantener la dieta y por lo tanto a controlar el peso. También se ha constatado que el aporte de calcio y otros componentes de los lácteos ayudan a estimular la lipólisis y frenan la lipogénesis, dificultando la acumulación de grasa, especialmente a nivel abdominal. El efecto es especialmente marcado en individuos con consumo insuficiente de lácteos, que incrementan el consumo de los mismos. Además, se ha observado que los niveles bajos de calcio en el organismo pueden provocar mayor riesgo de padecer obesidad, dislipemia y resistencia a la insulina. Como los lácteos son ricos en este mineral, una adecuada administración de estos productos puede contribuir a reducir los efectos negativos para la salud que se derivan de un déficit de calcio.


BENEFICIOS DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

  Durante el embarazo, las necesidades de calcio se ven incrementadas ya que el esqueleto del feto se debe mineralizar. Los requerimientos (ingesta necesaria) de calcio se encuentran en torno a los 800 miligramos al día para la población en general, lo cual se consigue llevando a cabo las recomendaciones de dieta equilibrada. durante el embarazo, y debido al aumento de las necesidades, los requerimientos ascienden a 1400 miligramos de calcio al día. esto equivale a unas 4 raciones de lácteos. sabiendo que una ración es 1 vaso o taza de leche, 2 yogures, 1 cuajada, 40 gramos de queso magro u 80 gramos de queso fresco tipo burgos o requesón, se puede elaborar un plan de alimentación que proporcione la cantidad de calcio necesaria para la mujer embarazada.

  También durante la lactancia hay que cuidar la dieta para garantizar la correcta alimentación del bebé. durante este periodo, se necesita un aporte extra de calcio de 700 mg/ día, ya que el recién nacido retiene un total de unos 30 g de este mineral. Los requerimientos de calcio y fósforo son especialmente elevados para la producción por parte de la mujer de leche, que contiene unos 280 y 140 mg/litro respectivamente, por lo que hay que garantizar el aporte suficiente. sería positivo un aporte extra de energía de 500 Kcal/día. además, la producción de leche requiere una elevada ingesta de líquidos. La leche y los productos lácteos son las mejores fuentes de calcio ya que, aunque existen alimentos vegetales tanto o más ricos en este mineral que los lácteos, su aprovechamiento por parte del organismo no es tan eficaz. esto es debido a que en estos alimentos vegetales están presentes sustancias que interfieren en la absorción y aprovechamiento del calcio, mientras que en los lácteos existen sustancias que favorecen la absorción de dicho mineral, como es el caso de la vitamina d, las proteínas y la lactosa, que convierten a estos alimentos en las mejores fuentes alimentarias de calcio. Por todo esto, los lácteos pueden ser muy beneficiosos para la salud durante el embarazo y la lactancia, ya que suponen un buen aporte de calcio, necesario especialmente en dichas etapas.

  En caso de intolerancia a la lactosa, los yogures y los quesos más curados apenas contienen lactosa, por lo que estos alimentos pueden formar parte de la dieta habitual durante el embarazo, para evitar así posibles déficit de calcio. en cualquier caso, y con el fin de no comprometer los requerimientos de este mineral, se aconseja el asesoramiento dietético profesional.



BENEFICIOS EN LA SALUD DE LOS ANCIANOS

  Los ancianos pueden tener dificultades para ingerir algunos alimentos y esto hace que sus necesidades nutricionales sean difíciles de cubrir, por lo que los lácteos pueden cobrar un papel fundamental, ya que son alimentos apetecibles, de fácil consumo y masticación, que ayudan al anciano a satisfacer sus requerimientos energéticos. Además, los lácteos tienen una elevada densidad y variedad de nutrientes, por lo que, desde el punto de vista nutricional son alimentos básicos, y destacan por una serie de propiedades beneficiosas para la salud del anciano.
  • MEJORA DE LA DENSIDAD OSEA: Es importante señalar que las fracturas osteoporóticas, sobre todo vertebrales y de cadera que sufren los ancianos dan lugar a un aumento de la morbimortalidad y a una menor movilidad que empeoran claramente la calidad y esperanza de vida de las personas mayores. en este sentido, se ha observado que la disminución del consumo de calcio se asocia a una reducción de la masa ósea y a la aparición de osteoporosis. Los suplementos de calcio, solos o en combinación con vitamina d, mejoran la masa ósea y disminuyen la frecuencia de las fracturas ayudando en la mejora de la densidad mineral en el anciano. Por este motivo, los lácteos son un alimento muy recomendable para esta etapa de la vida en la que se produce una disminución de la masa ósea, a medida que la persona va envejeciendo.

  • DISMINUCIÓN DE LA PRESIÓN ARTERIAL: Diferentes estudios demuestran que el consumo de productos lácteos reduce los niveles de presión arterial, lo que tiene gran interés dado que la hipertensión representa un problema de gran importancia sociosanitaria, cuya trascendencia está hoy fuera de toda duda, debido a razones de prevalencia y debido a que es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y la primera causa de mortalidad en los países desarrollados. Se ha comprobado que la presión arterial puede disminuir con el aporte de calcio, ya que se suprime la 1,25-dihidroxicolecalciferol (calcitriol o vitamina d), normalizando el calcio intracelular. En un estudio con 5.880 individuos de todas las edades, se observó una reducción del riesgo de nuevos casos de hipertensión de hasta el 54% en adultos con un alto consumo de lácteos desnatados. en este estudio se comprobó que la ingesta de lácteos consiguió reducir en más de la mitad el riesgo de padecer hipertensión.

  • DISMINUCIÓN DE LOS NIVELES DE COLESTEROL: Las concentraciones elevadas de colesterol total y LDL son factores de riesgo potenciales para la enfermedad coronaria. la oxidación de las LDL juega además un papel fundamental en el desarrollo de aterogénesis. La leche desnatada tiene efecto hipocolesterolémico, posiblemente como consecuencia de su bajo contenido en grasa saturada y colesterol y también por el aporte de micronutrientes (calcio, riboflavina...) que intervienen en la absorción y metabolismo de grasa. Algunas leches fermentadas con diversas bacterias probióticas son capaces de reducir un 4% el colesterol total y un 5% el colesterol-LDL.

  • AUMENTO DE LA FRACCIÓN DE COLESTEROL HDL: Una baja concentración de colesterol Hdl junto con otras patologías como la hipertensión o la resistencia a la insulina, se identifica con la presencia de un síndrome metabólico y resulta negativa en prevención cardiovascular. Los lácteos enteros producen un aumento de la fracción de colesterol-hdl. este beneficio es muy importante para evitar la acumulación de colesterol en las arterias y favorecer su metabolismo hepático y conseguir su regulación.

  • CONTROL DEL PESO CORPORAL: El sobrepeso y la obesidad se reconocen desde hace tiempo como factores responsables del riesgo vascular y del exceso de mortalidad por enfermedad cardiovascular. en este sentido ya ha sido mencionado el papel beneficioso asociado a un consumo adecuado de productos lácteos.

  • EFECTO ANTIOBESIDAD DEL CALCIO DIETÉTICO: Se ha observado que el déficit de calcio induce un aumento de este mineral en los adipocitos humanos, lo que estimula la lipogénesis, inhibe la lipólisis y aumenta los depósitos de triglicéridos.

  Por tanto, se puede afirmar que la leche y los productos lácteos tienen un papel fundamental en la dieta de los ancianos, ya que son alimentos muy completos y saludables. son ricos en proteínas de alta calidad y calcio de fácil asimilación, y pueden ayudar a satisfacer los altos requerimientos nutricionales del anciano. además, por su elevado contenido en calcio, pueden contribuir a reducir la incidencia de fracturas, mantener el peso corporal, y a proteger al individuo frente a diversos factores de riesgo cardiovascular. Por el contrario, una ingesta adecuada de Suplementos ricos en calcio puede contribuir a reducir estos efectos, disminuyendo los depósitos de grasa. así pues, los lácteos pueden ser una herramienta muy útil para ayudar a controlar el peso corporal.


LACTEOS Y DEPORTE


  Los productos lácteos contienen una gran variedad y cantidad de nutrientes, siendo un complemento importante en la dieta del deportista. Investigaciones recientes han demostrado que la leche es muy útil como bebida durante y después del ejercicio, ya que, entre otros beneficios, permite mantener unos niveles adecuados de hidratación. A continuación se detallan los beneficios del consumo de productos lácteos para la realización de actividades deportivas...

  • HIDRATACIÓN:
  Generalmente, la pérdida de fluidos que se produce durante el ejercicio, como consecuencia de la sudoración, es mayor que la toma de líquidos. Por ello, tras la realización de cualquier tipo de ejercicio o deporte es muy importante la rehidratación.

  Entre los nutrientes de la leche están los electrolitos, partículas minerales fundamentales para mantener un buen grado de hidratación en nuestro organismo y, en consecuencia, indispensables para una rehidratación adecuada. Además, la leche presenta proteínas y grasas de digestión lenta, que permiten que la absorción del agua y los electrolitos se realice de forma constante y prolongada en el tiempo. De esta manera se evita la dilución de la sangre y la pérdida a través de la orina de líquidos y electrolitos.

  Por último, es importante destacar que los productos lácteos contienen también vitaminas, que juegan un importante papel en la práctica deportiva, ya que participan en el metabolismo de las proteínas y en el funcionamiento muscular.
  • AUMENTO DE LA RESISTENCIA:
  Los nutrientes ingeridos son el combustible necesario para llevar a cabo la actividad deportiva; así pues, el tipo y cantidad de nutrientes consumidos condicionarán en parte la resistencia del deportista.

  La leche y los productos lácteos contienen, entre otros nutrientes:
- Azúcares, que incrementan notablemente las reservas energéticas.
- Grasas, que permiten aumentar la resistencia en ejercicios intensos.
- Proteínas, que incrementan la captación de azúcares, con lo que se incrementa aún más la reserva energética. 

  Todo ello tiene como resultado final un aumento de la resistencia muscular en los deportistas.
  • RECUPERACIÓN TRAS EL EJERCICIO:
  Aparte de la deshidratación, los dos efectos principales inmediatamente posteriores al ejercicio son el descenso de los niveles de glucógeno, polisacárido (azúcar) de reserva energética presente en el músculo, y la rotura de fibras musculares, como consecuencia del ejercicio realizado.
  • DESCENSO DE LOS NIVELES DE GLUCÓGENO:
  Cuando se practica ejercicio físico se consume glucógeno muscular, por lo que es necesario reponerlo tomando mayores cantidades de hidratos de carbono. Los productos lácteos presentan gran cantidad de estos hidratos, entre ellos la lactosa.
  • ROTURA DE LAS FIBRAS MUSCULARES:
  Los productos lácteos contienen proteínas, que proporcionan los aminoácidos necesarios para la síntesis de las fibras musculares. Tras un ejercicio de resistencia, es importante el aporte de proteínas de digestión rápida, que estimulan la síntesis proteica en el músculo, y proteínas de digestión lenta, que reducen el proceso de la degradación proteica en el músculo. Ambos tipos de proteínas pueden encontrarse en la leche. También son importantes para la recuperación muscular las sales minerales, presentes en los productos lácteos. 
  • INCREMENTO DE LA MASA MUSCULAR Y PÉRDIDA DE GRASA:
  Los principales objetivos de la práctica deportiva son el aumento de la masa muscular y la pérdida de grasa.

  Para conseguir el aumento de la masa muscular, los deportistas suelen utilizar dietas ricas en proteínas, sustrato necesario para la síntesis de fibras musculares. Los productos lácteos aportan también proteínas, contribuyendo al aumento de masa muscular, ya de por sí estimulado por el ejercicio.

  De la misma forma, se ha observado que el consumo de leche, unido a la actividad física regular, favorece lapérdida de grasa. 
  • DISMINUCIÓN DE LOS DAÑOS MUSCULARES:
  Como se ha señalado, durante la práctica deportiva puede producirse la rotura de fibras musculares. El consumo de lácteos permite atenuar dichas lesiones, contribuyendo a la síntesis de nuevas fibras musculares. Se ha observado que la ingestión de productos lácteos limita los efectos del daño muscular inducido por el ejercicio.

  Después de toda la información y estudios presentados, queda claro que los productos lácteos se pueden considerar muy importantes en la dieta de los humanos, ya que aportan componentes nutricionales básicos que además presentan beneficios para la salud cardiovascular, el control del peso corporal, y ayudan a mejorar la masa muscular, y a que el individuo se recupere después de una actividad física intensa.


FUENTES:
·
Basado en múltiple bibiliografía y textos recopilados y redactados para el Plan de Nutrición y Comunicación,
sobre los Productos Lacteos, del Gobierno de España, por los siguientes autores:
·
Dr. Bartolomé Bonet Serra.
Jefe de Sección del Hospital Can Misses, Ibiza.
Miembro de la Sociedad Española de Pediatría, Endocrinología Pediátrica y del Diabetes and Pregnancy Study Group de la European Association for the Study of Diabetes.
·
Dra. Manuela Juárez Iglesias.
Profesora de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
Miembro del Comité Nacional Lechero.
·
Dr. Basilio Moreno.
Presidente de la Fundación de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.
Jefe Clínico de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y Jefe de la Unidad de Obesidad del mismo hospital.
·
Dra. Rosa María Ortega Anta.
Catedrática de Nutrición, Facultad de Farmacia, Universidad Complutense de Madrid.
Miembro de Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), Nutrition Society (NS), American Society for Nutrition (ASN) y Sociedad Latinoamericana de Nutrición (SLAN).
·
Dra. Lucrecia Suárez.
Unidad de Gastroenterología y Nutrición Infantil en el Hospital Ramón y Cajal. Madrid. Coordinadora del Comité de Nutrición de la AEP. 

COMPARTE
ESTA ENTRADA
Compartir
Compartir


3 comentarios:

Jose Mª R. T. dijo...

Ya no sé en qué creer, unos dicen que la leche a partir de cierta edad es mala y ahora leo este artículo... Cuando nos vamos a aclarar?

FitnesPedia dijo...

Existen detractores del consumo de lacteos a partir de ciertas edades, pero son muchos más los estudios que avalan su consumo.
En el presente parece haber una cruzada contra la lactosa, exagerada e injustificada desde mi punto de vista... aunque si existen personas, y grupos de población de ciertos ámbitos geográficos que deben evitarla.
En unos dias podrás leer en FitnesPedia otro artículo que trata más en profundidad este tema en concreto.
A veces surgen estudios contradictorios sobre temas de nutrición, algunos motivados por intereses económicos de la industria alimentaria, otros demonizando exageradamente un alimento.
Con información y sentido común encontrarás la respuesta correcta.
Un saludo.

FitnesPedia dijo...

Más información acerca de los lácteos y la lactosa aqui:
http://fitnespedia.blogspot.com/2012/02/lactosa.html

Publicar un comentario